Parade, poco ruido y mucho amor

Parade: Amor y Ruido
Preparados para defenderse

¡Estad atentos!, que la realidad siempre supera a la ficción

Parade vuelve a descender a la tierra, recuperando los sonidos más clásicos y orgánicos de su melómana memoria, para advertir(nos) a los humanos -que sin prejuicios comulgan con su proyecto- de estar atentos.
Para ello Antonio Galvañ utiliza el mismo léxico marca Parade a que nos tiene acostumbrados: irónico, fantasioso y aparentemente ingenuo. Pero, sin duda, al escribir la nueva colección de letras que narran Amor y Ruido -su séptimo álbum- la punta del lápiz se mantuvo bien afilada. Resultando un trabajo nuevamente certero.
Los escenarios de sus historias tampoco son nuevos. Más terroríficos -quizás si cabe- por recordarnos a lo que cotidianamente proyecta esa falsa ventana instalada en la intimidad de nuestros hogares y llamada televisor.
Y al final de la escucha, el artista redentor, nos descubre que en el interior de cada uno de nosotros mismos podemos guardar la mejor de las defensas: el AMOR. Una palabra breve, directa e infalible, como lo es la propia (música) POP.
¿Alguien con sensibilidad que se pueda resistir a ello?
Conozco unos cuantos…
¡Así nos va!

Amor y ruido lo integran las siguientes catorce canciones que el propio autor describe así:

“La vida tal cual” tiene como referente al gran Gino Paoli y a la canción de festivales como San Remo, con sus violines rítmicos y los coros expansivos del final. Es una canción de amor y pérdida, con redención final.


“Rushmore” está basada en la película del mismo título del director Wes Anderson, y trata de la amistad y sus consecuencias. Un medio tiempo con grandes guitarras.


“Reality en la casa encantada” esta inspirada en la canción francesa de los años cincuenta y sesenta, con Georges Brassens como referente. Destaca por su ritmo ágil, la instrumentación acústica y su temática cariñosamente truculenta.


“Morninha” tiene un título equívoco, pues el ritmo esta mas cerca del pasodoble lento que de la morna caboverdiana. Es una clásica canción de amor en la que el amante rechazado persevera por encima del desprecio de su amada. De lo mas sentimental del disco.


“Tierra postapocalíptica” es el primer single del disco, una canción pop directa y clara, con ritmos Motown y letra muy actual, con referencias no tanto al futuro como a asuntos actuales.


“El imperio nunca dejó de existir” es una melancólica canción pop sobre la influencia del pasado en el presente. El titulo hace referencia a un sueño infantil del escritor Philip K. Dick.


“Marc Modular” es una historia sobre como habría sido un superhéroe si lo hubieran ideado los surrealistas franceses de principios del siglo veinte. Un detective dadá que lucha contra el poder de la realidad usando las reglas de la patafísica y refugiado en el azogue de un espejo.  La música, a su vez, nos retrotrae a la época dorada de la canción francesa.


“Si no fuera por ti” es una sencilla canción de amor que tiene también un humorístico mensaje político. Porque por muy marciano que sea para ciertas cuestiones, no vivo fuera de la realidad.


“Amor romántico” es la balada sentimental del disco, una canción con piano y voz sobre la decadencia del vampiro clásico, enfrentado a los sensibles vampiros modernos que nos muestran películas como “Crepúsculo”. De como los seres terribles y oscuros de Bram Stoker han pasado a ser delicados galanes para todos los públicos.


“Amor alien” es una historia de como dos abducidos se buscan, se encuentran y se desean. Descaradamente pop, entre un Paul McCartney setentero y el Todd Rundgren de “Something / Anything”.


“Beijing Bangkok” tiene esos toques orientales que de vez en cuando aparecen en mis canciones. Delicada y exuberante, infantil a veces, contiene lo que un fan de Parade espera: melodía y emoción. Pop, en definitiva.


“Los muertos vivientes” no solo habla de zombis, sino de nuestra situación política actual. La tercera pata del disco además del amor y la fantasía.


“El tres” es una humorística canción dedicada a la influencia de este número en nuestras vidas, con un toque popular y acústico.


“El día inesperado”, es una sentida balada de piano eléctrico y voz que nos trae un poco de esperanza entre tanto desconcierto.

Escúchalo:


Datos de interés:

Amor y ruido se grabó por Antonio Galvañ en Intonarumore a lo largo de 2012 y se mezcló en El Sótano por Dani Cardona en junio de 2013. La masterización la realizó Arturo Vaquero y los dibujos y diseño de la portada fue obra Ana Galvañ. Participaron en su grabación, el propio Dani Cardona (baterías), Cayo Ballveser (bajos) y Xema Fuertes (vibráfono y percusiones en “Tierra postapocalíptica”) y el grupo que le acompaña en directo: Eduardo Piqueras (guitarras), Eva Plaza (coros) y Jesús Galvañ (coros).
JAB-2056 CD digipak / LP color marrón (con código de descarga gratuito MP3 alta calidad).
Duración: 39’34”


Más información

Parade

Discográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Clef two-factor authentication