Los Hermanos Cubero: “Hacemos música normal para gente normal”

Flor de Canciones es -por ahora- el último disco de Los Hermanos Cubero, un dúo de guitarra y mandolina formado por una par de hermanos oriundos de La Alcarria y afincados en Cataluña que desde 2010 pasean su insólita fórmula por toda España.
La música de los Hermanos Cubero es música actual -que no moderna-, firmemente asentada en la tradición castellana y que utiliza como vehículo expresivo las formas del bluegrass estadounidense.
Pero por encima de todo la música de los Hermanos Cubero es un canto a la libertad: a la libertad de crear y de ser por encima de todo uno mismo.
Una entrevista de Chema Helmet


Escucha a Los Hermanos Cubero

La primera pregunta que se me viene a la cabeza es como dos hermanos de Guadalajara terminan tocando música bluegrass, ¿es cosa de Internet, del azar, de tener hermanos mayores con una buena colección de discos? ¿Cómo llega el bluegrass a vuestras vidas?
– Roberto: Básicamente gracias a la radio, y en particular a Radio 3. Descubrimos ese sonido por la radio, nos llamó mucho la atención y desde ese momento nos pusimos a investigar, a comprar discos… en fin, lo típico.
Aunque te hablo de principios de la década de los noventa (más o menos hacia 1992) y en esa época que no había Internet, no era tan fácil conseguir discos extranjeros como ahora.

¿Cómo surgen los puntos de contacto entre La Alcarria y Kentucky?
– Quique: Surgió de una forma totalmente natural, aprendimos a tocar los instrumentos de una forma con el bluegrass, y ya teníamos el bagaje de la música que conocíamos de nuestra tierra. Y así nos salió. No es algo a lo que le hayamos dado muchas vueltas. Empezamos a hacerlo en casa y la idea fue cobrando forma y ya nos pusimos a “ponerla en limpio” y a pensar en presentarla ante el público.

– Roberto: Básicamente hemos tomado el repertorio tradicional -aunque también componemos-, pero vamos, la idea primigenia es tocar la música tradicional con el lenguaje instrumental de la música bluegrass.
En EE.UU. desde que empezó la industria discográfica y el negocio de la música grabada, se ha potenciado mucho la evolución de los lenguajes musicales y el desarrollo instrumental; si querías sacar un disco tenía que ser con algo nuevo, los músicos allí siempre se han preocupado mucho por buscar nuevas maneras y formas de expresión. Nosotros lo que queremos hacer es aplicar a ese mismo enfoque a la música castellana.

– Quique: Pero nosotros no somos estudiosos ni mucho menos, no tenemos estudios de musicología ni de etnografía. Ya hay mucha gente en el mundo del folk que se dedica a esas cosas: recuperar tradiciones, hacer grabaciones de campo… Nuestra idea es otra: hacer música con libertad. Quitarnos cualquier tipo de corsé o atadura, tocar como sabemos y hacer la música que nos gusta. Sin ideas preconcebidas y utilizando nuestro lenguaje…

– Roberto: …y utilizando todos los recursos que nos ofrece la música tradicional. La música tradicional en España en general esta bastante dejada de lado y tiene muchos recursos que se pueden utilizar como herramienta para otras muchas cosas, además de para tocar folklore digamos “puro”.

¿Os sentís entonces cómodos con etiquetas como folk, música de raíz, música popular o música tradicional?
– Los dos al alimón: ¡Música popular!
– Quique: Música popular es la definición más abierta. Nos han etiquetado de muchas formas, pero en última instancia lo que menos nos interesa es que etiqueten nuestra música. Hacemos música normal para gente normal. Y no hay que darle más vueltas.

– Roberto: No pretendemos hacer música folk, ni tampoco música tradicional, entre otras cosas porque no sabemos tocarla. Lo único que buscamos es tocar nuestra música, algo muy personal y a partir de ahí hasta donde lleguemos.

¿Algunos pueden pensar que reivindicar a Bill Monroe es un gesto de cara a la galería para que os hagan caso “los modernos de Madrid”?
– Roberto: No, en absoluto. Antes de este proyecto ya tocábamos música de Bill Monroe, tocábamos bluegrass al estilo Bill Monroe y ¡no teníamos ninguna repercusión! (Risas)

¿Qué tal os lleváis con conceptos como “mestizaje” o “fusión”?
– Roberto: Ni bien ni mal. Te puedo decir que lo que hacemos tiene cierta fusión, pero hoy día “fusión” hace referencia a algo muy concreto.

– Quique: Es que “mestizaje” y “fusión” se han convertido en etiquetas y nosotros no entramos dentro de esas etiquetas, aunque de alguna manera nuestra música es una fusión. Pero nos gustaría trascender por encima de etiquetas como esas.

Entrevista a Los Hermanos Cubero
Los Hermanos Cubero // Foto: Chema Helmet
En vuestro repertorio hay jotas, pasacalles, mazurcas, romances, campaneras… ¿Hay algún palo que todavía no hayáis tocado y que os gustaría grabar?
– Quique: Aunque la música castellana es muy desconocida, es muy rica en ritmos. Por necesidad y para adaptarla a nuestro terreno, nosotros la simplificamos, por decirlo de alguna manera. Pero claro que hay muchos ritmos que no hemos tocado todavía: mayos, marzas… ¡Todavía nos queda mucho por tocar!

Ahora se lleva mucho lo retro, ¿tocar jotas y coplas en pleno 2014 es un ejercicio de hipermodernismo?
– Roberto: Nuestra pretensión no es ni mucho menos ser modernos. La música que hacemos es novedosa, pero no moderna porque sí.

Nuestra idea es hacer música con libertad

– Quique: Todo tiene su concepto, lo nuestro viene de una idea primigenia a la que le hemos dado unas cuantas vueltas, pero no nace con un objetivo concreto. Nunca nos hemos planteado “vamos a tocar música antigua de forma moderna para gustar a fulanito o menganito”. Tocamos la música que nos sale. Soy consciente de que en España la música tradicional o folk está denostada, se trata como algo rancio, pasado de moda, pero nosotros no pensamos que sea así. Es una música que puede ser actual, y es lo que nosotros hacemos: convertir en actual -que no moderno- algo que podría parecer antiguo.

– Roberto: Y como todos sabemos, tocando este tipo de música se pueden ganar ¡¡¡decenas de miles de euros!!! (Risas)

Cuando cantáis “Anduvimos más lejos de lo esperado / y aún porfiamos para llegar mucho más”, ¿nos lo tomamos como una declaración de principios válida exclusivamente para el ámbito artístico o también lo aplicáis en vuestra vida?
– Quique: En realidad no es una declaración de principios. Se refiere más a lo que ha pasado y a lo que nos gustaría que siguiese pasando. Suena desmitificador, lo sé, pero en un momento dado quisimos hacer algo, que ha llegado mucho más lejos de lo que pensábamos que iba a llegar, pero todavía queremos llegar más. No nos planteamos llegar a ningún sitio y ya nos parece que hemos llegado lejos.

– Roberto: Tanto de nuestra experiencia como de la de otros músicos que conocemos, no creo que el aspecto artístico esté separado del aspecto personal. Es todo uno. Cuando escribimos una canción, escribimos cosas que llevamos dentro. Y está en la condición humana llegar más lejos.

¿Vais a repetir en futuras grabaciones la fórmula de Flor de canciones de contar con un elenco de invitados ilustres?
– Quique: Pues para Flor de canciones no estaba premeditado, surgió así.

– Roberto: Desde 2010 fuimos entrando en contacto con determinadas personas y surgió la oportunidad de hacer el disco con colaboraciones. Pero lo que venga de ahora en adelante no lo sabemos… No tenemos ningún plan.

– Quique: Es más, nos rondan varias ideas por la cabeza y algunas de ellas son opuestas entre sí. Mañana veremos. (Risas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Clef two-factor authentication