El Discman (1984)

El Discman (1984)
El D-50 fue el primer modelo de reproductor portátil de cedés lanzado al mercado -por Sony- en 1984

El D-50
fue el
primer modelo
lanzado al
mercado en
1984 como
parte de la
gama Discman.

El primer reproductor portátil de cedés de la historia fue desarrollado por Sony. El D-50 fue el primer modelo lanzado al mercado en 1984, e inauguró un tipo de dispositivo que posteriormente sería universalmente conocido como “Discman”.
La empresa japonesa ya tenía experiencia en el mercado de la música portátil, pues había sido la creadora en 1979 del archiconocido Walkman.

A comienzos de la década de los ochenta el mercado de los cedés comenzaba a desarrollarse y poco a poco el formato se iba popularizando entre el gran público e iba perdiendo su estatus de producto de alta gama exclusivo para los audiófilos más exigentes.
Sony apostó en ese momento por potenciar el desarrollo del mercado de los reproductores de cedés y convertirlo en un producto asequible para el gran público. Su apuesta estratégica se basó en fabricar un reproductor de cedé con un diseño mejorado, de un menor tamaño que el CDP-101 -el primer reproductor de cedés disponible en el mercado, también creado por Sony-, que consumiera menos energía y que además tuviera un precio mucho más ajustado que los 730 dólares del CDP- 101.

El equipo de ingenieros de Sony, encabezado por Katsuaki Tsurushima, puso en marcha en 1983 el proyecto “CD CD project”, cuyo objetivo era crear un reproductor de cedés cuyo tamaño no fuese superior al que ocupan tres o cuatro estuches de cedés apilados uno sobre otro y cuyo precio fuera asequible para segmentos medios del mercado.

El Discman D-50 salió a la venta en noviembre de 1984, con un grosor que apenas era el doble que un estuche de cedé y a un precio que era la mitad de lo que costaba el CDP-101.
El D-50 fue un éxito comercial y tuvo como efecto indirecto el aumento de la demanda de cedés, al que la industria reaccionó a su vez aumentando la oferta de títulos disponibles.

Sin embargo, a pesar su éxito, el D-50 era un dispositivo “delicado”, muy sensible al movimiento que se producía simplemente al caminar y que provocaba frecuentes saltos en la reproducción de los discos compactos. Tuvieron que pasar unos cuantos años hasta que la tecnología permitiese solventar el problema de los saltos en la reproducción. Sorprendentemente, el D-50 tampoco incorporaba batería alguna y para poder utilizarlo como reproductor portátil era preciso adosarle una batería externa.

A lo largo de los años la evolución tecnológica que ha tenido el Discman ha provocado el surgimiento de reproductores con compartimento interno para las baterías, con radio incorporada, mando a distancia, con capacidad para reproducir discos grabables y regrabables, para leer ficheros en empetrés… Aunque con la llegada de los reproductores portátiles en miniatura y su incorporación a los teléfonos móviles, el Discman ha ido perdiendo fuelle para convertirse en un objeto obsoleto.

Sony retiró del mercado en el año 2000 el nombre Discman, y los productos de esa gama pasaron a llamarse ‘CD Walkman’, aunque curiosamente las primeras unidades del D-50 no utilizaban la palabra “Discman” y sólo eran identificados con la etiqueta de “Compact disc compact player”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Clef two-factor authentication